jueves, 12 de junio de 2008

Clasificados y novedades

Ante una momentánea ausencia de los escenarios porteños, la murga aprovecha para poner en conocimiento de la barriada amiga diversas noticias.

La encuesta para bautizar al primer hijo pródigo de este conjunto musical, que solo piensa en las carnestolendas, ha llegado a su fin. El ganador ha sido “Demosgracia”. Se invita a aquellos que quieran acceder a tamaña muestra de musicalidad a mandarnos un mail con el asunto: “Demosgracia” y veremos qué hacemos.

La primera de ellas se refiere a nuestro efímero mapa del fondo del blog. Tras arduos estudios geográficos podemos afirmar que hemos tenido visitantes de todos los países de América del Sur. ¡Al sur del sur está la murga señores!

La segunda, es decirles que se viene en breve el primer capítulo de la Historia no oficial de La Cuerda Floja. Muchos condimentos encontrarán en el largo derrotero de sus integrantes para llegar a la (de)formación actual. Por cierto, no nos hacemos cargo de la veracidad de los dichos que allí se escriban, pues desconfiamos mucho de nuestros informantes.

Tercero, se relaciona con el toque en Avellaneda el mes que viene. Se dice, se comente, rumorea que cantamos con La Margarita.

En cuanto a las cuestiones sociales, saludamos al Sr. Matías en el día de su cumpleaños. Esperamos que la haya pasado de mil maravillas y que no se olvide de la entrega que tiene que realizar el día lunes en el local de ensayo de la murga.
Pasando a lo último de este mini-informativo murgueril, les dejo un clasificado que me han pedido publicar en este humilde pero sencillo medio de comunicación. Un grupo de profesionales de la murga se cruza el charco para dar una clínica de murga (especial para enfermos del género). A continuación les detallo los integrantes de tamaño encuentro de celebridades y su rama específica. Esperamos que sea de utilidad, a no perdérselo que hay vacantes limitadas.



1 comentario:

lagriega dijo...

Uhhhh... historia no oficial!? Me interesa!!! Si hasta tengo secretos escabrosos para aportar (muajaja, tiemblen) Saben que mi silencio tiene precio