lunes, 10 de diciembre de 2007

La Cuerda vivió su gran noche en la Bolsa de Murgas

Y La Cuerda terminó hecha Bolsa...



Un cielo estrellado y una fresca brisa del plata acompañaron el canto de La Cuerda en el encuentro de la Bolsa de Murgas. Ante un cálido auditorio y la compañía de las murgas que organizaban el evento, los muchachos cantaron su espectáculo con el un acompañamiento de lujo: la batería de la Japilong.

Emociones a cada paso, desde el mismo momento de nuestra llegada al Uruguay. Recibidos con los brazos abiertos por la gente del Velódromo (“bunker” de La Cuerda y Cachengue), el ensayo a cielo abierto en la Sociedad Recreativa Ossolana, los mates, las cervezas y el afecto de los gurises atentos a los inesperados visitantes. Un intento de lluvia nos trasladó al interior, junto a la cancha de bochas techada, los muchachos y la cantina...

Los más fervorosos fueron directo al tablado 1º de mayo (Mártires de Chicago) a ver a los primeros en cantar y luego el resto de los muchachos se fueron arrimando al evento con el correr de los minutos. Ingeniosas y ocurrentes, de gran canto y pinturas (aunque algunos sin el reglamentario disfraz de Momo) las murgas iban mostrando lo suyo. La Prima Lejana, Carcomidos por la envidia (Grande Limber!!!), Catadores de Chingolos y Tate Quieto!. Finalmente llegó nuestro turno de subir al escenario, quizás uno de los más ansiados por nosotros, e intentar divertir a los presentes. Silencio en la plaza y expectativa en el ambiente para ver a los porteños. Al grito de “fue!” empezó el sueño infinito que es un instante en la vida y un eterno recuerdo sin fin, que se repetirá en nuestra cabeza por siempre…

Serpentinas, luces de colores y abrazos de amores y amigos quedaron al final. El abrazo de reconocimiento y amistad quedó sellado a fuego, cerveza, vino y refresco (los menos) amenizaron la velada junto a los chorizos y las hamburguesas de la cantina móvil del evento.



Saldo positivo. Fuimos con amigos y solo ganamos más amigos. Nos quedó la deuda de volver y la de retribuir el convite. Una especie de deuda externa murguera que le dicen. Gracias, de corazón, a los chicos de estas murgas jóvenes que nos permitieron cumplir parte de nuestro sueño de carnaval que revivimos en cada ensayo. Ahora, más que nunca, podemos gritarle al mundo: Hacemos murga, joven…!!

Fotos del evento y más: http://picasaweb.google.es/lacuerdafloja







2 comentarios:

Darius dijo...

Andaba recorriendo los sitios murgueros de internet y pare por aca. La verdad que me emociona pila este blog, y revivir lo que fue compartir la bolsa de murgas con uds y con Cachengue y Sudor. Se demostró una vez mas que las fronteras son lineas en un papel al que se le llama mapa, y que el arte y la murga son capaces de unir cualquier cosa y permitir a la gente disfrutar de una reunion de amigos sin importarles la bandera.

Por muchos encuentros mas, por muchas retiradas a la luna, por rendirle homenaje a Momo sin importar si es Charrua o Porteño, un fuerte abrazo:

Germán Bernardez
Murga Tate Quieto!
Bolsa de Murgas

Antonio dijo...

Gracias che! Nos estaremos viendo en algún tablado, cantándole a la luna o simplemente tomando mate.
Mantengámonos en contacto (ejem, no tengo tu mail).
Tony.